Japón, a parte de ser realmente un lugar eterno, donde las antiguas tradiciones se fusionan con la vida moderna de la manera más natural del mundo, es también uno de nuestros destinos favoritos. Es además, uno de los candidatos a que repitamos destino.

Teníamos previsto escribir un artículo explicando, como siempre, el precio de los alojamientos, nuestra ruta, nuestras recomendaciones, etc. Pero lo cierto es que hace justo ahora 10 años que estuvimos. En 10 años los precios no son ya ni intuitivos, y los hoteles, transportes, etc han podido cambiar mucho desde entonces.

Por tanto, lo que os vamos a contar en este viaje es donde hicimos base, cuantos días, y por supuesto … nuestros !Imprescindibles en Japón!

Japón no es solo para frikis

La verdad es que Araceli al principio estaba recelosa de este viaje. Víctor fue antes con unos amigos, y a la vuelta no paraba de insistir en volver. Y como cada año decidíamos uno el destino, fuimos a Japón cuando decidió él. Ahora es Araceli la que quiere volver 😀

A veces pensamos en Japón y pensamos en Tokyo, en calles con una actividad desenfrenada, metros abarrotados, edificios enormes, música y luces por la calle. Sí, Tokyo tiene mucho de esto. Pero Japón es sin duda es el país de los contrastes. Lo más moderno se fusiona con lo más tradicional y puedes estar en el ajetreado barrio de Akihabara, doblar la esquina y estar en un templo con una paz y silencio sobrecogedor.

Tuvimos la suerte de poder ir en pleno Hanami. Hanami (花見 lit. «ver flores») es la tradición japonesa de observar la belleza de las flores, pero por lo general se asocia esta palabra al período en que florecen los cerezos y en el que los japoneses acuden en masa a parques y jardines a contemplar sus flores (sakura). Este período suele comprender las ultimas semanas de Marzo y primeras de Abril

Dónde ir

Japón es un país inmenso y con muchos sitios donde ir. Cuenta con una red ferroviaria de las mejores del mundo, si no la mejor. Con los rapidísimos Shinkansen y trenes balas, y con unos horarios completamente exactos, te da la posibilidad de ir de una ciudad a otra en muy poco tiempo. Por esto, decidimos hacer base en las dos principales ciudades, Kioto y Tokyo. Aunque también dormimos una noche en Miyajima (ahora os contamos) y otra en Kanazawa (la ciudad de los Samurais).

Vamos a empezar por Kioto (nuestra favorita). Estuvimos 5 noches y desde allí fuimos a Nara, Fushimi Inari, Hiroshima y Miyajima.

Miyajima

No podemos empezar por otro sitio. Miyajima, «la isla donde conviven hombres y dioses» es un lugar sagrado.

Allí se encuentra el Santuario de Itsukushima. Este santuario, dedicado a la diosa guardiana de los mares, tiene la peculiaridad de haber sido construido en parte sobre el mar.

El famoso torii del templo mide casi 17 metros de alto. Los magníficos paisajes de la isla, sus hermosas playas y sus rutas pedestres hacen de este un destino muy popular en verano. Pero el otoño y la primavera también poseen un especial atractivo, ya sea por el color rojo de los arces o por los cerezos en flor. Debido a toda esta belleza, la isla de Miyajima ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Nosotros aconsejamos pasar la noche allí. Cuando a media tarde los ferries cargados de turistas vuelven a Hiroshima, la isla se transforma en un oceano de paz y nos arropa con una magia única.

La naturaleza cobra protagonismo y la quietud y la calma de sus paisajes, sus bosques y sus arroyos te transporta al Japón más tradicional

Puente cerca del ryokan Momiji-so

Fushimi Inari

Al sur de Kioto no podemos perdernos la visita al santuario sintoísta de Fushimi Inari.

Inari es el dios del arroz y el patrón de los comerciantes. En el pasado, tener una buena cosecha de arroz significaba prosperidad en los negocios. Es por esto, que podemos disfrutar de sus miles de toriis formando una red de caminos de más de 4 kilómetros. Todos los toriis han sido donados por comerciantes para que el dios Inari les sea propicio.

El santuario se encuentra en el monte Inari, por lo que si decides recorrer el camino bajo los toriis, podrás terminar el paseo disfrutando de un precioso atardecer sobre la ciudad de Kioto

Kioto

Nuestra ciudad preferida! Aquí estuvimos 4 noches y cada día nos gustó más que el anterior. Nos gustó tanto que prometemos escribir un artículo dedicado solo a Kioto.

¿Qué podemos decir de Kioto? Tiene los templos que mas nos gustaron de todos los que vimos. Por supuesto, el barrio tradicional por excelencia donde se encuentran las Geishas. Gion es un barrio por donde parece que no ha pasado el tiempo. Es como si aterrizases en el Japón de 1920 y estuvieses dentro de la película ‘Memorias de una Geisha’. Película que os recomendamos, nos encanta! Además tiene una preciosa escena en Fushimi Inari (ya hemos hecho mención especial a este lugar más arriba)

Geisha en Nara

Kinkaku-ji o el pabellón dorado, con su espejo de agua, es una de las principales postales de Japón.

Templo Kinkakuji

Kiyomizu-dera, el templo del agua pura, es uno de los templos mas turísticos de Kioto. Construido en una colina al este, ofrece unas increíbles vistas de la ciudad. Su idílica localización, rodeado de pagodas, pabellones y naturaleza forman un conjunto majestuoso. Siempre está lleno de turistas. Nosotros os recomendamos ver el atardecer sobre Kioto desde allí y luego recorrer las calles Sannenzaka y Ninenzaka con sus tradicionales casas de madera y tiendas antiguas

Ginkaku-ji quería ser un reflejo del pabellón dorado pero con paneles de plata. Una guerra civil impidió que se terminase, pero eso no le ha restado ni importancia ni belleza. Con unos jardines preciosos se convierte en otro de los favoritos de Kioto.

El camino de la filosofía, sobretodo si tenéis la suerte de ir con los cerezos en flor, se vuelve también indispensable.

Hiroshima

Hiroshima sorprende! Es una ciudad que quedó totalmente arrasada en 1945 y que el pueblo japonés, con su unión, su trabajo y un objetivo común han conseguido reconstruirla en poquísimo tiempo. Dejando un ejemplo claro de la personalidad japonesa

Quizá aquel horrible bombardeo infringió a su población el carácter amable que hoy tienen. El pueblo japonés no quiere olvidar un hecho de tal magnitud. No quieren que sea solo un recuerdo lejano y para ello dejaron en la ciudad muestras de lo inhumano y terrible del uso de las bombas atómicas.

Así, se puede ver el Domo, que se convirtio en símbolo de la destrucción de la guerra, y quedó en pie, pero en unas condiciones lamentables. La visita al museo de la bomba atómica es obligada. Aunque te puede dejar mal cuerpo por las tristes sensaciones que transmite, es necesario que seamos conscientes de la devastación que el ser humano puede ser capaz de realizar.

Por la paz en el mundo

Pero no todo son malas vibraciones! En Hiroshima se encuentra uno de los castillos más bonitos! Puede subir hasta la parte de arriba y dentro puedes aprender cómo estos castillos estaban diseñados para aguantar los terremotos, tan frecuentes en este archipiélago. Y también podrás vestirte de guerrero samurai! Toda una experiencia para IG 🙂

Hiroshima Castle

Nara

Es uno de los destinos turísticos principales de Japón por la cantidad de templos bien conservados que alberga.

Los templos forman parte del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco.

Sus templos más conocidos son Hōryū-ji, Tōdai ji, Kōfuku-ji, santuario Kasuga, Gangō-ji, Yakushi-ji, Tōshōdai-ji y los restos de palacio Heijō.

El que más nos gustó a nosotros fue el Tōdai ji. Es un templo budista y dentro podemos ver una estatua de Buda gigante. Aun habiendo sido reconstruido 2 veces por causa de incendios provocados por la guerra y siendo así un 33% más pequeño que el original, ostenta el récord mundial siendo la construcción de madera más grande del mundo.

También es conocido el parque de Nara por sus ciervos sika, los cuales campan libremente por toda el área verde de Nara y es una de las principales atracciones turísticas tras los templos de la zona. Estos ciervos son muy populares en Nara y los habitantes y lugareños de la zona venden todo tipo de complementos con la cara de un ciervo como símbolo de la ciudad, también es posible comprar «comida de ciervo» (galletitas preparadas por los vendedores) para alimentarlos y con paciencia acariciar a estos animales, los cuales están tan acostumbrados a la gente que se dejan tocar. Aunque lo que más le gusta a estos ciervos es comerse los mapas que lleves asomando en el bolsillo. Avisados estáis


Tokyo

En Tokyo estuvimos 5 noches, desde donde hicimos excursiones a Nikko y a Kamakura

Tokyo hay que verlo. Es como estar en otro mundo. Estás continuamente en un estado de estupefacción. Todo te sorprende. Los sonidos, las tiendas, los enormes cuervos que patrullan por la ciudad, pero sobre todo, los japoneses. Su educación, su orden, su limpieza, todo.

Es una ciudad tan grande que es complicado elegir de entre toda su variedad. Nosotros, de lo que pudimos ver en 5 días nos quedamos con:

  • El Palacio Imperial
  • Ikebukuro
  • Ueno y su parque
  • Pasear por el barrio de Akihabara, llena de neones, luces y sonidos
  • Roppongi
  • Shibuya
  • Y por supuesto Tokyo Disneyland
Castillo Nijo

Kamakura

Nuestro último día en Japón aprovechamos para ir a Kamakura. Solo pudimos ir una mañana, así que no pudimos visitar muchos de los interesantes lugares que tiene esta ciudad. Por eso y porque nos quedamos un buen rato disfrutando del icono de la ciudad, el Daibutsu.

El Daibutsu es una estatua gigante de Buda de bronce, al aire libre. Mide casi 14 metros de alto y pesa más de 93 toneladas. Es el segundo Buda más grande de todo Japón, después del gran Buda de Nara

Nikko

Excursión obligada desde Tokyo. Nikko es un pueblo en la montaña donde podremos encontrar preciosos templos entre montañas, bosques y cascadas.

De una belleza extraordinaria, ofrece gran variedad de rutas a través de los templos. Es ideal para los amantes de la naturaleza.

Allí deberemos visitar

  • Santuario Toshogu, donde podremos ver el mausoleo de Tokugawa Ieyasu, primer shogun de Japón.
  • Santuario Futarasan
  • Templo Rinnoji
  • El puente Shinkyo

Y para comer, os recomendamos uno de los sitios que más nos gustó de Japón. El restaurante Hippari Dako!!

Nikko, al igual que Miyajima, te transporta a otra época, a otro mundo. Es un lugar donde se respira una calma y paz diferentes, donde te sientes parte de la naturaleza

Shinkyo, el puente sagrado
Templos de Nikko

Y hasta aquí nuestros imprescindibles. Nos dejamos mucho. Nos encantó todo lo que vimos, todos los templos, todos los santuarios, todas las ciudades. Pero teníamos que elegir y estos fueron nuestros favoritos!

¿Qué opináis? ¿Qué nos hemos dejado?

Please follow and like us: